Inicio > Investigación > La Escuela Profesional investiga los riesgos del estrés laboral

La Escuela Profesional investiga los riesgos del estrés laboral

Martes, 29 de marzo de 2005 Dejar un comentario Ir a comentarios

Agotamiento, poco rendimiento, tensión muscular, insomnio, migrañas, cardiopatías, alteraciones estresgastrointestinales, enfermedades derivadas de la alteración del funcionamiento inmunológico… Estas son algunas de las consecuencias del estrés laboral, que es la segunda razón de baja laboral europea, tras los resfriados, y la causante no sólo de que haya personas que se abstengan de ir al trabajo sino también de que cometan errores, debido a la presión o desmotivación. Profesionales sanitarios, personal dedicado a la atención pública, periodistas y profesores son los que cuentan con mayor riesgo de padecerlo.

La Escuela Profesional de Medicina del Trabajo, perteneciente a la Universidad de Zaragoza, y dirigida por Begoña Martínez tiene distintas líneas de investigación abiertas relacionadas con las enfermedades derivadas del trabajo: Prevención de riesgos psicosociales; Desempleo y salud, y Diferencias de género en el afrontamiento del estrés. En la primera de ellas, el objetivo es “un programa de intervención a la medida de cada empresa, porque los estudios demuestran que las características empresariales influyen mucho más que las individuales en las situaciones de estrés laboral”, detalla Santiago Gascón, psicólogo clínico que participa junto a otros siete médicos y psiquiatras en esta línea de investigación de la Escuela, que se inició hace un año y medio y estudia, en la actualidad, a un total de tres Administraciones Públicas, tanto de Aragón como de Castilla La Mancha, y a cinco empresas privadas aragonesas. Estas entidades se han sometido voluntariamente al estudio, del que se esperan conclusiones dentro de unos dos años, “que ayudarán a mejorar la rentabilidad y productividad y servirán para elaborar un protocolo de intervención empresarial, con recomendaciones de intervención, porque cuando se trabaja a gusto se produce más”.

Este proyecto de investigación, financiado por FIS (Fondo de Investigación Sanitario) perteneciente al Ministerio de Sanidad y Consumo, surgió a raíz de una beca predoctoral del Gobierno de Aragón hace tres años. Utiliza, según explica Santiago Gascón, una metodología basada en una visión positiva, “Buscamos una cultura de la promoción de buenas prácticas, que la empresa tras los resultados obtenidos genere un buen ambiente, y se canalizen los problemas antes de que haya conflictos. Evitar la sobrecarga laboral, incentivar la motivación laboral. Un empleado puede estresarse tanto por demasiado trabajo como por falta de él. Y el estrés puede desencadenar y agravar todo tipo de dolencias, incluso puede desarrollar, si se mantiene en el tiempo, cáncer”.

Países como Suecia y Noruega están a la cabeza en este tipo de investigaciones sobre los riesgos psicosociales, que pueden desembocar en fenómenos como el burnout (síndrome del profesional quemado) o el mobbing (acoso psicológico). Es muy importante para evitar las consecuencias del estrés laboral que la persona afectada cuente con apoyo social. ”Así, alguien con un trabajo estresante puede reaccionar bien si cuenta con el apoyo de amigos, familia. De lo contrario, los síntomas se agravarán porque la mayor parte de nuestro tiempo trascurre en el trabajo y se necesita desconectar”, concluye este investigador que mira con optimismo el futuro, ya que “cada vez se intenta aprender a vivir mejor”.

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.