Curso Superior de Medicina del Trabajo

A partir de la definición que la OMS hace de la Medicina del Trabajo, ésta se interpreta como “la especialidad médica que, actuando aislada o comunitariamente, estudia los medios preventivos para conseguir el más alto grado de bienestar físico, psíquico y social de los trabajadores, en relación con la capacidad de éstos, con las características y riesgos de su trabajo, el ambiente laboral y la influencia de éste en su entorno, así como promueve los medios para el diagnóstico, tratamiento, adaptación, rehabilitación y calificación de la patología producida o condicionada por el trabajo”, puede entenderse que la formación en esta especialidad tiene como objetivos principales el aprendizaje de los conocimientos, técnicas y habilidades relacionadas con diversos aspectos que se interrelacionan dentro del campo de la salud laboral.

Por otra parte, la Comisión Nacional de la Especialidad, la define como “la especialidad médica que tiene como fin principal el estudio del riesgo y la patología, que derivados de las circunstancias del trabajo, pueden incidir sobre la salud humana, y la adopción de todas las medidas necesarias para su preservación” con lo que además de la función fundamentalmente preventiva, incide de manera subsidiaria en la pericial y asistencial.

Por ello, básicamente, el contenido de la enseñanza de la especialidad se debe dirigir al conocimiento de los contenidos de siete grandes áreas, a saber: área de Formación Básica, área Clínica, área relativa a la Prevención de la Enfermedad y Promoción de la Salud en el lugar de trabajo, área Pericial, área de prevención de Riesgos Laborales, área de Gestión, Organización y Conocimientos Empresariales y área de Derecho Sanitario, Deontología y Bioética, todas ellas consideradas fundamentales para la formación de quien haya de dedicarse al ejercicio profesional de la Medicina del Trabajo.

Contenidos generales de la especialidad

Básicamente el contenido de la especialidad se divide en cuatro grandes áreas: área de prevención, área de organización y conocimientos empresariales, área clínica y área de formación básica.

  • Área de Prevención: Comprende dos grandes parcelas: los conocimientos en el campo de la Higiene y Seguridad en el trabajo y los conocimientos en el campo de la Toxicología Industrial.
  • Área Clínica: Comprende tres grandes parcelas. De un lado la descripción y conocimiento de las enfermedades profesionales. En segundo lugar la patología laboral especifica estudiada desde cada especialidad (Neumología laboral, Otorrinolaringología laboral, etc.) En tercer lugar la Traumatología y Rehabilitación relacionada con los accidentes de trabajo.
  • El área de organización y conocimientos empresariales: Comprende los aspectos más alejados del quehacer médico directo, aunque necesarios para la práctica de la especialidad, desde la organización de los servicios de Medicina del trabajo a conocimientos básios del Derecho Laboral.
  • Área de Formación básica: Junto a lo anterior se da particular importancia a otros dos aspectos. Uno es el recuerdo, actualización y profundización de conocimientos de las Ciencias básicas aplicadas a la Medicina del trabajo (Fisiología, Epidemiología, etc.), que constituyen el área de formación básica. Otro es la formación práctica con conocimiento directo de la realidad del trabajo en la Industria y en elas empresas de diverso tipo.

Objetivos específicos de la formación:

La formación del médico especialista en Medicina del trabajo debe ir dirigida a que este adquiera conocimientos suficientes que le capaciten, como mínimo, en los siguientes aspectos

  1. Conocimiento detallado de las normas de organización de los servicios de Medicina del Trabajo, o de Empresa, y de su funcionamiento. Debe adquirir una plena capacidad para poder moverse en la estructura y organización administrativas de la Medicina de Empresa. Debe tener un conocimiento suficiente de la legislación de interés médico- laboral.
  2. Conocimiento de modo detallado y suficiente de los riesgos de origen tóxico que pueden presentarse en los lugares de trabajo. Deben permitirle que el médico especialista se pueda adaptar de forma rápida a un trabajo concreto en el que puedan manejarse sustancias químicas de muy diverso tipo y con tipos de riesgo diferentes.
  3. Conocimiento suficiente del estado actual de las normas de prevención del riesgo tóxico y de los criterios más utilizados. Conocimiento de los niveles mayores aceptados (TLV, etc.) y de los criterios con que se elaboran. Conocimiento suficiente de las normas generales de Higiene Industrial que le permitan adaptarse con rapidez a las normas específicas propias de la industria en que trabaje.
  4. Conocimiento detallado de las principales formas de accidente en los diversos tipos de industrias o empresas en que trabaje. Formación suficiente sobre los factores de riesgo. Debe prestarse mayor atención a los riesgos de tipo más general (electricidad, incendios, etc.).
  5. Conocimiento suficiente del significado de las normas de seguridad que le permitan colaborar de manera eficaz con el personal técnico que posee una formación específica en estas materias (ingenieros de seguridad, etc.). Capacidad suficiente de aplicación de estas normas a cada forma concreta de riesgo de accidente laboral.
  6. Conocimiento detallado de los aspectos más importantes de la patología específica laboral, que constituye el capítulo de las enfermedades profesionales. Particular atención en los campos de mayor interés, sea por la gravedad, frecuencia o trascendencia, sanitaria, económica y social de las diversas afecciones. Debe centrarse, de manera primordial, en los siguientes campos:
    • Principales aspectos de la patología por agresivos químicos que constituyen la que se denomina Toxicología Industrial y forman el grupo A de la lista vigente de enfermedades profesionales.
    • Patología cutánea de origen laboral, que constituye el grupo B de la lista de enfermedades profesionales vigente.
    • Patología del aparato respiratorio, que constituye la que se denomina neumología ocupacional o laboral. Forman el grupo C de la relación de enfermedades profesionales vigente.
    • Patología de tipo transmisible de origen laboral, que constituye el grupo D de la lista vigente de enfermedades profesionales.
    • Patología por agentes físicos que constituye el grupo E de la lista vigente de enfermedades profesionales.
    • Patología de carácter sistémico, que constituye el grupo F de la lista de enfermedades profesionales vigente.
    • Patología cardiovascular de origen profesional. Incidencia de la patología cardiovascular común en el medio de trabajo.
    • Patología oftálmica de origen laboral.
    • Patología otorrinolaringológica de origen laboral.
    • Valoración de las alteraciones psicopatológicas en el medio laboral.
    • Conocimientos suficientes de los demás aspectos de la patología laboral.
  7. Actualización de los conocimientos más importantes de las ciencias básicas de forma que le permitan comprender de forma clara y suficiente los mecanismos fisiopatológicos, y principalmente en los campos de la Bioquímica, Fisiología, Farmacología, Estadística, Epidemiología y Psicologa.
  8. Capacidad suficiente para poder atender, con carácter de urgencia, cuadros clínicos agudos que se presenten relacionados con el trabajo, o propios de la patología común extralaboral, y realizar la primera asistencia en caso de accidentes. Entrenamiento en este campo, con adquisición de experiencia suficiente.
  9. Conocimiento suficiente de las técnicas y posibilidades de rehabilitación y readaptación después de un período de inactividad laboral, sea por patología de origen traumático o de otro tipo.
  10. Conocimiento suficiente de los principales grupos de puestos de trabajo, que son propios de las diversas empresas e industrias, y conocimiento detallado de las tecnopatías propias de cada tipo de trabajo.
  11. Conocimientos suficientes en el campo de la ergonomía que le permitan mejorar el rendimiento en el puesto de trabajo, reducir la fatiga y disminuir los riesgos.
  12. Conocimientos básicos en los campos del Derecho laboral y de la Organización de empresas
  13. Conocimientos suficientes para la valoración del Daño Corporal, como consecuencia de enfermedades o accidentes y, por tanto, de la Incapacidad Laboral, necesarios para la evaluación de las secuelas de los accidentes de trabajo y las solicitudes de invalidez.
  14. Conocimientos elementales acerca de las técnicas analíticas de laboratorio que son más necesarias y se solicitan con mayor frecuencia en Medicina del Trabajo.
  15. Conocimientos elementales en el campo de la informática que le permitan adaptarla en su trabajo y utilizar con suficiente soltura estas técnicas.
  16. Conocimientos elementales de las técnicas de orientación profesional y selección de personal. Profesiogramas. estudios de aptitudes.
  17. Conocimientos elementales sobre la evolución histórica de la Medicina del trabajo, tanto en sus contenidos propios como en su valoración social en las diversas épocas.
  18. Debe poseer una experiencia práctica extensa y suficiente, recibida a lo largo del período de formación, que le asegure una capacidad de adaptación rápida, para cualquier tipo de trabajo dentro de la especialidad.

Organización y coordinación del curso:

CENTRO FORMATIVO RESPONSABLE: Escuela Profesional de Medicina del Trabajo. Universidad de Zaragoza

EQUIPO DIRECTIVO DE LA ESCUELA PROFESIONAL DE MEDICINA DEL TRABAJO:

  • Directora: Dra. D.ª Begoña Martínez Jarreta
  • Subdirector: Dr. D. Manuel Amores Ferreras
  • Secretaria: Dra. D.ª Eva Aznar Terrén

TUTORES PRINCIPALES DE ESTA ETAPA FORMATIVA (CURSO SUPERIOR DE MEDICINA DEL TRABAJO):

  • Dra. D.ª Cristina Vispe Román
  • Dr. D. Manuel Albalá Ortiz